El IVA de los autónomos en el Comercio del minorista

Cuando nos decidimos a crear una nueva empresa hay muchos pequeños detalles que tenemos que aprender; algunos tan sutiles que nos pueden llegar a pasar desapercibidos.
Este es el caso de, por ejemplo el IVA de autónomos que es un impuesto que se aplica sobre los diferentes productos o servicios y que deben de afrontar las personas físicas; básicamente es el consumidor final la persona encargada de afrontarlo.
Para que puedas ejercer tu negocio es imprescindible que apliques el IVA de la conforma adecuada. En este artículo te vamos a enseñar todo lo relacionado con el IVA, recargo de equivalencia así como otros detalles de autónomos en el comercio.

Todo lo que tienes que saber sobre el IVA de autónomos y el recargo de equivalencia

¿Cómo se ha de calcular el IVA?

La declaración trimestral de IVA la tienen que realizar los autónomos o empresas que realicen alguna actividad. El IVA autónomos o de empresas se aplica según unos baremos establecidos: no será el mismo si, por ejemplo, vendemos arroz o servicios informáticos.
Para presentar la declaración trimestral tenemos que calcular la diferencia entre el IVA repercutido y el soportado.
Tanto los autónomos en el comercio como las empresas deben de presentarla los días 20 de los meses de abril, julio y octubre presentando el formulario adecuado.

Diferentes tipos de IVA

Hay algunas actividades de iva de autónomos que están excepta de IVA como el alquiler de viviendas, servicios médicos, educación, formación…
Tendrán un tipo superreducido (4%) los alimentos tales como la leche, huevo, fruta, verdura, medicamentos, revistas…
Algunos productos tendrán un IVA del 10% y el resto tendrá asociado el general que será del 21%

Recargo de equivalencia

El recargo de equivalencia es un régimen especial del IVA de autónomos que tan solo se aplica en aquellos profesionales que venden al cliente final sin intermediarios.
En este caso los comerciantes tendrán que hacer igualmente frente a un porcentaje de IVA, que será mayor que el habitual, solo que en este caso nos evitaremos tener que presentar las declaraciones de forma trimestral.
Lo mejor de este recurso es que simplifican muchos los trámites y no hace falta llevar un registro del pago de IVA en los libros habituales.
Los autónomos en el comercio que quieran acogerse al “recargo de equivalencia” experimentarán una recarga de 0,5% (para el tipo superreducido), de 1% (para el general) y de un 4% para el normal.
En este caso, el propio proveedor será en encargado de determinar si el cliente está o no acogido a ese régimen para poder incluirlo en la factura; además, él ingresará el IVA correspondiente a hacienda.
Estos son algunos de los detalles que tienes que tener en cuenta si quieres montar tu empresa.